Alergia al trigo

La alergia al trigo es una alergia alimentaria.
Al igual que la enfermedad celíaca, la alergia al trigo es una reacción del sistema inmunológico contra las proteínas del trigo. El tipo de reacción puede variar. En la enfermedad celíaca, el sistema inmunológico ataca a células del propio organismo en respuesta a la presencia de gluten. En la alergia al trigo, en cambio, el sistema inmunológico responde a ciertas proteínas del trigo (albúmina, globulina, gluten) con una reacción exagerada. Sin embargo, no se dirige contra células del propio organismo ni destruye la membrana mucosa del intestino delgado.

Alergia alimentaria al trigo y asma del panadero – dos tipos diferentes de alergia al trigo

Los médicos distinguen entre dos formas de alergia al trigo. El asma del panadero es una alergia al polvo de harina. Muchas personas que desarrollan asma de panadero (en su mayoría, panaderos, pero también agricultores y molineros) no toleran el polvo de harina en el aire que absorben a través de las vías respiratorias. Sin embargo, apenas necesitan adaptar su dieta: la mayoría de las personas con asma del panadero suelen poder tolerar la ingestión de pan y otros productos a base de cereales.

Además del asma del panadero, existe una alergia a ciertos componentes del trigo que se ingieren con los alimentos. En este caso, los desencadenantes de la alergia son los diferentes componentes de las proteínas como la albúmina de trigo, la globulina y el gluten.

Síntomas de la alergia al trigo

  • Hinchazón de boca, nariz, ojos y garganta,
  • Rascado o picor de boca, nariz, ojos y garganta,
  • Reacciones inflamatorias de la piel (sarpullidos, urticaria),
  • Retortijones,
  • Náuseas,
  • Vómitos,
  • Flatulencia,
  • Diarrea.

Los síntomas de una alergia alimentaria en general y de una alergia al trigo en particular no siempre son igualmente pronunciados. Algunos pacientes sólo sienten un ligero picor en la boca sin tener otros síntomas. En el caso de una alergia grave, incluso las cantidades más pequeñas del alérgeno son suficientes para desencadenar síntomas significativos, siendo el cuadro más grave el shock anafiláctico. Un shock anafiláctico ocurre raras veces. Sin embargo, puede ocurrir con cualquier alergia y conducir a una insuficiencia circulatoria y, en el peor de los casos, a la muerte.

En principio, muchos de los síntomas mencionados después del consumo de trigo, pueden indicar también la enfermedad celíaca. En este caso la única terapia posible es una dieta estrictamente libre de gluten. Sin embargo, esta sólo debe seguirse después de que un médico haya diagnosticado la enfermedad celíaca.

El diagnóstico de la alergia al trigo

Sólo un médico puede proporcionar un diagnóstico claro de una alergia al trigo. Un alergólogo tomará un historial médico detallado y realizará pruebas de piel y sangre (prueba cutánea o prick test, prueba de anticuerpos IgE). El diagnóstico puede ser confirmado por medio de una dieta especial.

Tratamiento de la alergia al trigo

El tratamiento de la alergia al trigo implica un cambio en la dieta. Si un alergólogo ha diagnosticado una alergia al trigo, el paciente debe evitar el trigo y los granos relacionados con él, como la espelta, la escanda verde, el trigo farro, el einkorn (escaña) y el kamut. A la hora de comprar alimentos envasados será necesario fijarse en la lista de ingredientes: el trigo como ingrediente debe ser indicado y resaltado. La Asociación Alemana de Alergia y Asma advierte a las personas afectadas que no sustituyan la harina de trigo por la de espelta, ya que los desencadenantes de la alergia son casi idénticos.

La Asociación Alemana de Alergia y Asma también advierte que los alimentos sin gluten no siempre son adecuados para las personas con alergia al trigo, porque el almidón de trigo utilizado puede seguir conteniendo proteína de trigo como desencadenante de la alergia. Sin embargo, este no es el caso con los productos de Frusano. Todos los productos sin gluten de Frusano son también adecuados para las personas con alergia al trigo: