Diagosticando la Celiaquía (Intolerancia al Gluten)

Muchas personas sufren de dolor de estómago y diarrea. Sin embargo, cualquiera que tenga que lidiar con estos síntomas frecuentemente debe tomarlos en serio y consultar a un médico. La enfermedad celiaca solo puede ser diagnosticada por un médico. Bajo ninguna circunstancia un paciente debe alterar su dieta de forma independiente basándose únicamente en una sospecha, si no hay un diagnóstico disponible. Esto puede causar más daño que bien.

Análisi de sangre para detectar Intoleráncia al Gluten

El primer paso cuando un médico sospecha que puede existir enfermedad celíaca es un análisis de sangre. Convertir la dieta de uno antes de la prueba de sangre conducirá a un resultado inexacto. Es posible que los anticuerpos en la sangre estén por debajo del umbral de determinación. En este caso, el médico no tiene posibilidad de hacer el diagnóstico correcto.

Si la prueba de sangre proporciona anticuerpos típicos (anticuerpos IgG transglutaminasa tisular o anticuerpos IgA endomisio) en una concentración aumentada, se realiza una biopsia del intestino delgado.

El segundo paso es detectar la enfermedad Celíaca: Biopsia del intestino delgado

La biopsia se realiza mediante gastroscopia. Se retira una pequeña porción de la membrana mucosa del intestino delgado y se examina microscópicamente. Estas imágenes microscópicas muestran claramente si el intestino delgado está inflamado y las vellosidades intestinales se vuelven a formar, dependiendo del grado de daño de las vellosidades intestinales, estas se clasifican de acuerdo con los llamados Criterios Marsh. El patólogo Michael N. Marsh ha definido estas categorías. Van desde Marsh Tipo 0 (sin anormalidades) hasta Marsh Type 3c, una superficie mucosa completamente aplanada.

Aquí, también, es importante que la persona afectada continúe consumiendo gluten hasta el momento de la biopsia. En la mayoría de los casos, las membranas mucosas intestinales se reparan rápidamente. En un paciente celíaco, que ya no tiene gluten, el patólogo puede no ser capaz de proporcionar evidencia de la pared intestinal dañada.

Procedimientos innecesarios de diagnóstico de la Celiaquía

Para los niños, la biopsia solo se realiza en casos excepcionales, siempre que la apariencia y los síntomas sean claros y los anticuerpos específicos sean al menos 10 veces superiores al límite superior.

Una prueba genética no puede diagnosticar positivamente la enfermedad celíaca, pero puede descartarla. Los que padecen la enfermedad celíaca tienen una cierta variante genética, HLA-DQ2 o HLA-DQ8. Sin embargo, además de las personas con enfermedad celíaca, alrededor del 25 por ciento de la población también porta este gen. Por lo tanto, una prueba genética puede mostrar que un paciente es un portador HLA-DQ2 o HLA-DQ8 y, por lo tanto, tiene el requisito genético previo para desarrollar la enfermedad celíaca. Sin embargo, tal resultado no dice si la persona afectada realmente está sufriendo de la enfermedad celíaca. Por el contrario, esto significa que una prueba genética puede descartar la enfermedad celíaca. Es decir, si los resultados muestran que el paciente no tiene HLA-DQ2 o HLA-DQ8, entonces no se ha cumplido el requisito genético para la enfermedad celíaca (intolerancia al gluten).

Las pruebas rápidas que pretenden proporcionar claridad cuando se sospecha de intolerancias alimentarias, así como las pruebas de saliva y heces, son métodos de diagnóstico poco confiables para la enfermedad celíaca.

Vea también:

Qué es la Celiaquía (Intolerancia al Gluten)?

Sintomatología y transtornos concurrentes de la Celiaquía (Intolerancia al Gluten)

Terapia y tratamiento para la Celiaquía (Intolerancia al Gluten)