¿Qué significa FODMAP?

La palabra FODMAP proviene del inglés y se compone de la siguiente manera:

Fermentable Oligo-saccharides, Di-saccharides, Mono-saccharides and Polyols. En castellano, su traducción sería: oligosacáridos, disacáridos, monosacáridos y polioles fermentables.

El término hace referencia a diferentes grupos de carbohidratos que se encuentran en nuestros alimentos.

  • Oligosacáridos hace referencia a azúcares complejos. Sin embargo, el término low FODMAP no se refiere a todos los azúcares complejos, sino a ciertos azúcares complejos no digeribles que se encuentran en concentraciones especialmente altas en legumbres como las judías, los guisantes y las lentejas.
  • Disacáridos (azúcares dobles) hace referencia principalmente a la lactosa presente en todos los productos lácteos (leche, yogur, queso quark, crema de leche, preparados de queso), así como a la sacarosa (azúcar doméstico común).
  • Monosacáridos (azúcares simples) en relación con los FODMAP hace referencia a la fructosa que, como componente de la sacarosa, se encuentra en todos los alimentos endulzados de manera convencional. La fructosa pura también se utiliza como edulcorante principal (en forma de jarabe de maíz alto en fructosa), sobre todo en Estados Unidos y América Central, aunque también se está empezando a emplear en en Europa. La razón es que el poder edulcorante de la fructosa es superior al de la sacarosa (azúcar de mesa) o la glucosa (dextrosa). Las frutas también contienen fructosa (en concentraciones especialmente altas, por ejemplo, las manzanas).
    En cambio, la glucosa, otro azúcar simple, sí está permitida en la dieta baja en FODMAP, ya que puede facilitar la digestión de otros azúcares simples. En este contexto, se habla de exceso de glucosa. Los productos de Frusano no contienen fructosa, o apenas la contienen. En cambio sí contienen mucha glucosa, por tanto, más glucosa que fructosa.
  • Los
  • Polioles son alcoholes de azúcar que pueden encontrarse en diversos alimentos dietéticos, así como en otros alimentos y productos precocinados sin azúcar. Algunos ejemplos de polioles son el sorbitol o el maltitol.

Todos estos carbohidratos (FODMAP) deberían ser procesados en el intestino delgado. Sin embargo, el intestino delgado a menudo no es capaz de absorber todos los carbohidratos y ponerlos a disposición del organismo en forma de nutrientes.

Esto puede deberse a diversas razones. Algunas personas carecen de moléculas de transporte (como en el caso de la malabsorción de la fructosa), otras carecen de ciertas enzimas (como en el caso de la intolerancia a la lactosa).

Sin embargo, el mecanismo es el mismo: En lugar de ser procesados en el intestino delgado, los carbohidratos llegan al intestino grueso, donde son descompuestos y fermentados por las bacterias. La fermentación produce gases, que suelen ser los responsables de las flatulencias (con o sin distensión abdominal).

Los polioles tampoco se metabolizan, sino que también se fermentan en el intestino grueso. Además, las sustancias residuales que se forman durante la fermentación de los FODMAP, atraen o ligan en parte el agua, lo que puede provocar movimientos intestinales diarreicos, así como estreñimiento, o sea, las típicas molestias que sufren muchas personas con alguna intolerancia alimentaria.

A continuación, desde Frusano queremos proporcionar un poco de información sobre la dieta baja en FODMAP.

Low FODMAP: ¿la dieta adecuada?

¿Qué puede hacer el paciente afectado? Un cambio de dieta puede ser una opción útil. El concepto de FODMAP se basa en la experiencia de pacientes con intolerancia a la lactosa y malabsorción de la fructosa, así como de pacientes con síndrome de intestino irritable.

Una dieta baja en FODMAP es una dieta en la que el paciente evita simultáneamente la lactosa, la fructosa, los sustitutos del azúcar y ciertos azúcares complejos.

¿Qué hay que tener en cuenta al cambiar a una dieta baja en FODMAP?

Lo más importante es poder descartar enfermedades orgánicas que puedan dar lugar a síntomas similares en el tracto gastrointestinal. Cuando existen intolerancias alimentarias o alergias, deben tomarse las medidas adecuadas, lo que significa principalmente evitar los alimentos que desencadenan los síntomas.

Hay que tener en cuenta que un cambio estricto en la dieta a una alimentación baja en FODMAP puede provocar cambios en la flora intestinal. En el peor de los casos, las molestias se podrían intensificar. Por lo tanto, es muy importante que el cambio de dieta se lleve a cabo con especial atención y un seguimiento continuado.

Entre los que afirman un efecto positivo de la dieta FODMAP se encuentran, en primer lugar, los pacientes con síndrome de intestino irritable; también las personas con intolerancia a la lactosa y/o fructosa, para las cuales el prescindir de alimentos que contienen lactosa y/o fructosa no fue suficiente para que se produjera la mejora deseada. Los pacientes con enfermedades inflamatorias del intestino como la enfermedad de Crohn también han tenido buenas experiencias con una dieta baja en FODMAP.
Frusano puede facilitar este cambio de dieta.

Los productos bajos en FODMAP de Frusano no contienen fructosa ni lactosa, ni sustitutos del azúcar, ni polisacáridos indigeribles. En otras palabras, son libres precisamente de aquellos grupos de alimentos a los que hacen referencia las siglas FODMAP. Los productos de Frusano están incluso muy por debajo de los límites de low FODMAP y superan con creces los estándares de low FODMAP, especialmente en lo que respecta a los niveles de sacarosa y fructosa y el exceso de glucosa. Si tiene más preguntas sobre nuestros productos bajos en FODMAP, no dude en ponerse en contacto con nosotros.

Productos bajos en FODMAP: