Low FODMAP

FODMAP es un acrónimo que se relaciona con oligosacáridos, disacáridos, monosacáridos y polioles fermentables. La palabra FODMAP viene de las siglas en inglés: Fermentable Oligosaccharides, Disaccharides, Monosaccharides (And) Polyols.

El término hace referencia a compuestos fermentables por las bacterias intestinales:

  • ciertos polisacáridos, presentes principalmente en legumbres,
  • ciertos disacáridos, como la lactosa o el azúcar doméstico común (sacarosa),
  • ciertos azúcares simples, como la fructosa, y
  • todos los alcoholes de azúcar, como el sorbitol, el maltitol y otros.

FODMAP y alimentación

Una dieta baja en FODMAP es similar a una dieta en la que el paciente renuncia simultáneamente a la lactosa, la fructosa, los sustitutos del azúcar y ciertos azúcares múltiples (= ciertos oligosacáridos).

El concepto de FODMAP se basa en la experiencia de pacientes con intolerancia a la lactosa y malabsorción de la fructosa, y de aquellos con síndrome de intestino irritable. Todavía no existen datos fiables.
Los partidarios de este concepto sostienen que en muchos casos el intestino delgado no es capaz de absorber todos los carbohidratos y ponerlos a disposición del cuerpo en forma de nutrientes. Esto puede deberse a diversas razones. Algunas personas carecen de moléculas de transporte (como en el caso de la malabsorción de la fructosa), otras carecen de ciertas enzimas (como en el caso de la intolerancia a la lactosa). Sin embargo, el mecanismo es el mismo: En lugar de ser procesados en el intestino delgado, los carbohidratos llegan al intestino grueso. Allí son descompuestos por las bacterias intestinales, lo que explica los síntomas:

Síntomas

  • Durante la fermentación de los carbohidratos por las bacterias intestinales, se producen gases que causan flatulencias y retortijones, pero también pueden causar malestar y náuseas.
  • La fructosa y algunos de los otros carbohidratos tienen un efecto osmótico, con lo cual, al atraer agua hacia los intestinos, pueden provocar diarrea o heces blandas.

Los alimentos ricos en FODMAP son:

  • brócoli, col, hinojo, cebollas, ajo, puerros, setas
  • garbanzos, lentejas, alubias rojas
  • manzanas, peras, albaricoques, mango, cerezas
  • Miel
  • leche, yogurt, quark
  • sustitutos del azúcar (por ejemplo, el sorbitol)

Muchas fuentes también mencionan el trigo y otros cereales como alimentos problemáticos. Esto se debe a que la intolerancia a una sustancia específica del trigo fue uno de los puntos de partida del concepto FODMAP: los autores creían que el trigo contenía grandes cantidades de "fructanos", cadenas de fructosa. Sin embargo, el trigo es un alimento muy investigado. La afirmación sobre las grandes cantidades de fructanos contenidos en el trigo no resistió el escrutinio científico. Aun así, el trigo e incluso el gluten todavía se siguen encontrando en muchos artículos sobre el concepto FODMAP como supuestos desencadenantes de síntomas. En nuestra opinión, el gluten no tiene nada que ver con una dieta baja en FODMAP, ya que tiene una estructura completamente diferente: todos los FODMAP son carbohidratos; el gluten, sin embargo, es una proteína. Independientemente del concepto de FODMAP, cada vez se habla más de personas con intolerancia al trigo (sensibilidad al trigo); también se está diagnosticando cada vez más la intolerancia al gluten (enfermedad celíaca).

La dieta pobre en FODMAP en tres fases

Cualquier dieta estricta debe ser consultada a un médico, ya que existe el riesgo de deficiencia de nutrientes. Esto es especialmente cierto para la dieta baja en FODMAP, ya que esta obliga a los pacientes a eliminar muchos alimentos de su dieta de manera simultánea. Antes de iniciar una dieta, deben descartarse otras patologías como posibles desencadenantes de los síntomas, como por ejemplo la enfermedad celíaca, la intolerancia a la lactosa y la malabsorción de la fructosa, así como otras intolerancias a los carbohidratos o una disfunción del páncreas.

La dieta baja en FODMAP debe ser acompañada por un médico o nutricionista y dividida en tres secciones. En la primera fase, el paciente se abstiene de comer alimentos ricos en FODMAP durante cuatro a seis semanas, un período de tiempo en el cual sus síntomas deberían disminuir significativamente. En la segunda fase, el paciente irá probando gradualmente ciertos alimentos para determinar cuáles puede tolerar y en qué cantidades. En la tercera fase, se elaborará una dieta reducida en FODMAP con las menores restricciones posibles.

¿Para quién es adecuada una dieta baja en FODMAP?

Entre los que afirman un efecto positivo de la dieta FODMAP se encuentran, en primer lugar, los pacientes con síndrome de intestino irritable; también las personas con intolerancia a la lactosa y/o fructosa, para las cuales el prescindir de alimentos que contienen lactosa y/o fructosa no fue suficiente para que se produjera la mejora deseada. Los pacientes con enfermedades inflamatorias del intestino como la enfermedad de Crohn también han tenido buenas experiencias con una dieta baja en FODMAP.

Los críticos advierten que un cambio estricto en la dieta a una alimentación baja en FODMAP puede provocar cambios en la flora intestinal, lo cual, en el peor de los casos, llevaría a un aumento de los síntomas.

Productos Low FODMAP de Frusano

Frusano fue fundada en 2006 con la intención de ayudar a los que sufren de intolerancia a la fructosa. A Ulf Herrmann, director general de Frusano, se le diagnosticó malabsorción de fructosa en febrero de 2005.

Cuando empezó a buscar alimentos sin fructosa después del diagnóstico, se sorprendió al ver que casi no había oferta de productos. Al parecer, no había ningún proveedor de alimentos sin fructosa, así que decidió tomar cartas en el asunto y fundó la empresa Frusano. El siguiente paso fue el desarrollo de productos propios. Todos los productos propios de la marca Frusano están endulzados con un jarabe de glucosa sin fructosa, que, debido a su contenido de maltosa, no sólo sabe mejor que la glucosa pura sino que también es más saludable.

Los productos se elaboran de la forma más natural posible. No contienen fructosa ni lactosa, ni sustitutos del azúcar ni polisacáridos indigeribles, unas propiedades que más adelante adquirirían notoriedad bajo el concepto de "FODMAP". Ambos términos, la intolerancia a la fructosa y FODMAP, están relacionados con intolerancias que afectan a la digestión.

Frusano ha estado produciendo alimentos bajos en FODMAP desde el principio, incluso antes de que existiera el término low-FODMAP. Los productos Frusano están muy por debajo de los estándares de low-FODMAP en cuanto a sus niveles de azúcar e ingredientes.

Productos low FODMAP: