¿Qué es el FODMAP?

A la pregunta "¿Qué es FODMAP?" se responde, en resumen, lo siguiente: el FODMAP describe grupos de carbohidratos. La palabra FODMAP se originó en inglés y es una abreviatura de los siguientes términos:

Fermentable Oligo-saccharides, Di-saccharides, Mono-saccharides and Polyols. En español es parecido: Oligo-sacáridos fermentables, di-sacáridos, mono-sacáridos y polioles

Se trata de diferentes grupos de hidratos de carbono que se encuentran en los alimentos y que consumimos a diario.

Los oligosacáridos son azúcares múltiples. En el caso de los bajos en FODMAP, no se trata de todos los polisacáridos, sino de los polisacáridos no digeribles que se encuentran principalmente en las legumbres como las judías, los guisantes y las lentejas.

Los disacáridos (azúcares dobles) se encuentran como lactosa en la leche, y como sacarosa (azúcar de mesa) en muchos productos azucarados.

Los monosacáridos (azúcares simples) en bajos FODMAP son principalmente la fructosa, que se encuentra sobre todo en las frutas. En una alta concentración en las manzanas, pero también en la miel. La glucosa está permitida, ya que, puede facilitar la digestión de otros azúcares simples.

Los polioles son alcoholes de azúcar que pueden encontrarse en diversos alimentos dietéticos y en otros alimentos y productos precocinados sin azúcar. Algunos ejemplos de polioles son el sorbitol, el maltitol y el xilitol.

A continuación Frusano explica más sobre ¿qué significa FODMAP?.

¿Qué son los FODMAP y cómo afectan al tracto digestivo?

¿Qué son los FODMAP y qué hacen los pacientes afectados? Los FODMAPs tienen un gran número de actividades en el intestino. En una persona sana, todos los alimentos ingeridos recorren todo el tracto digestivo, donde se mezclan con los distintos jugos digestivos para descomponerlos pieza a pieza. Los nutrientes que se extraen de los alimentos son absorbidos por el organismo. Los productos de desecho que quedan se eliminan a través de las heces, es decir, se excretan.

Todos estos carbohidratos (FODMAP) se procesan en el intestino delgado. Sin embargo, el intestino delgado suele ser incapaz de absorber todos los hidratos de carbono y aportar los nutrientes al organismo. Los motivos son diversos. Algunos enfermos carecen de las llamadas moléculas de transporte (por ejemplo, en la malabsorción de fructosa), otros carecen de enzimas (por ejemplo, en la intolerancia a la lactosa).

Sin embargo, el mecanismo es el mismo: en lugar de ser procesados en el intestino delgado, los carbohidratos entran en el intestino grueso, donde son descompuestos y fermentados por las bacterias. La fermentación produce gases que suelen ser los responsables de las flatulencias (con o sin vientre hinchado) de los afectados. Los polioles, los alcoholes de azúcar, tampoco se metabolizan suficientemente, sino que se fermentan en el intestino grueso. Además, las sustancias que se forman durante la fermentación de los FODMAPs atraen o ligan en parte el agua, por lo que puede provocar movimientos intestinales más bien diarreicos, así como estreñimiento. En otras palabras, estas son exactamente las molestias que sufren muchas personas en relación con las intolerancias alimentarias.

Cambios en la dieta para las intolerancias

A la pregunta "¿Qué son los FODMAP?" le sigue la de ¿qué puede hacer el paciente afectado? Un cambio de dieta es una alternativa. El concepto FODMAP se basa en la experiencia de pacientes con intolerancia a la lactosa y malabsorción de la fructosa, así como de pacientes con síndrome del colon irritable.

Una dieta baja en FODMAP es una dieta en la que el paciente evita simultáneamente la lactosa, la fructosa, los sustitutos del azúcar y ciertos polisacáridos.

En el caso de las intolerancias alimentarias, las intolerancias o las alergias, deben tomarse previamente las medidas dietéticas adecuadas, lo que significa principalmente evitar los alimentos que desencadenan los síntomas.

Hay que tener en cuenta que el cambio estricto de la dieta a baja en FODMAP puede cambiar la flora intestinal. Por lo tanto, es aún más importante que el cambio de dieta se lleve a cabo con especial atención y se acompañe.

Los pacientes con intestino irritable, así como los pacientes con intolerancia a la lactosa y/o a la fructosa, para los que la renuncia a los alimentos que contienen lactosa y/o fructosa por sí sola no supuso ninguna mejora, informan de un efecto positivo de la dieta FODMAP. También los pacientes con enfermedades inflamatorias del intestino, como la enfermedad de Crohn, han tenido buenas experiencias con la dieta baja en FODMAP.