Tratamiento de la intolerancia a la histamina

Las personas con intolerancia a la histamina tienen que seguir una dieta baja en histamina. Esto plantea un reto: aunque los alimentos pueden clasificarse generalmente como altos o bajos en histamina, el contenido de histamina de un mismo alimento puede variar enormemente. Esto depende, en particular, del grado de madurez, de las condiciones de almacenamiento y del procesamiento.

Dado que el deterioro microbiano se produce rápidamente, las personas con intolerancia a la histamina deben consumir todos los alimentos lo más frescos posible.

Los alimentos críticos para las personas con intolerancia a la histamina son:

  • queso duro,
  • alcohol (especialmente el vino tinto, el vino espumoso y el champán),
  • productos de embutidos crudos, por ejemplo, salami
  • la caballa y el atún,
  • pescado procesado (como arenque en escabeche, salmón ahumado),
  • tomates, espinacas, berenjenas, aguacates,
  • plátanos maduros, fresas, papayas, cítricos
  • encurtidos, alimentos fermentados (chucrut, encurtidos mixtos)
  • salsas de soja,
  • chocolate,
  • nueces,
  • café, té negro y verde,
  • bebidas energéticas
  • El alcohol, especialmente el vino tinto, el vino espumoso y el champán, si bien el Espumoso Orgánico Fili Secco de Frusano es una excepción, ya que su contenido de histamina está por debajo del límite de detección.

Muchos de nuestros clientes con intolerancia a la histamina afirman que a menudo los platos que se mantienen calientes durante mucho tiempo, es decir, los platos que se ofrecen en los comedores o en los bufés calientes, les causan problemas.

Además, a menudo se afirma que todas las levaduras y productos de levadura tienen una alta concentración de histamina. Algunos expertos, en cambio, sostienen que la levadura de panadería convencional está prácticamente exenta de histamina. Sin embargo, contiene aproximadamente un tres por ciento de histidina, que puede convertirse en histamina, pero sólo si la levadura también contiene la enzima necesaria la transformación en histamina. Esto no tiene que ser el caso necesariamente, pero sí puede ocurrir por contaminación de los productos de levadura. Las masas con levadura deben subir a unos 32 grados. Al mismo tiempo, esta temperatura proporciona las condiciones óptimas para las bacterias que producen la enzima que convierte la histidina en histamina. Por consiguiente, el contenido de histamina de los productos elaborados con masa de levadura, sólo es elevado si la levadura se ha contaminado durante la producción. 

A menudo, se considera que los extractos de levadura, que se añaden a muchos alimentos procesados como potenciadores del sabor, contienen histamina. El extracto de levadura se elabora a partir de levadura fresca y se encuentra en muchos alimentos salados como salsas, caldos, pastas para untar y alimentos preparados. De hecho, los alimentos preparados suelen causar importantes molestias a los intolerantes a la histamina. Por el momento no está claro si esto se debe siempre y exclusivamente a los extractos de levadura. 

Período de abstinencia

Tres semanas después del diagnóstico, el paciente debe evitar por completo los alimentos que contengan histamina. Si el paciente no presenta síntomas, puede comenzar el período de prueba.

Período de prueba

Ahora se determina el nivel de tolerancia individual. En un plazo de seis a ocho semanas, se van introduciendo gradualmente en la dieta alimentos que contienen histamina. Al principio, los pacientes sólo deben consumir pequeñas cantidades y probar como máximo un alimento nuevo al día.

Dieta a largo plazo

Una vez el paciente conoce su nivel de tolerancia, debe seguir una dieta baja en histamina de acuerdo con este nivel, pero esta dieta debe ser equilibrada y nutritiva, e incluir alimentos integrales, alimentos ricos en fibra y verdura.

Vitaminas complementarias

Algunas investigaciones aportan pruebas de que, además de seguir una dieta específica, una dosis diaria de vitamina C y vitamina B6 puede contribuir a aliviar los síntomas. La deficiencia de una o ambas vitaminas parece favorecer la intolerancia a la histamina.

Otras opciones de tratamiento: antihistamínicos y sustitución de la enzima DAO

Dependiendo de la naturaleza de los síntomas, algunos medicamentos pueden ayudar a aliviarlos. Algunos antihistamínicos, por ejemplo, alivian el asma, la rinitis o las erupciones. Hable de ello con su médico.
Algunos afectados también informan de buenas experiencias con la toma de un alimento dietético, un sustituto de enzima. Al igual que los intolerantes a la lactosa pueden tomar la enzima lactasa antes de comer alimentos que contengan lactosa, los intolerantes a la histamina pueden tomar un extracto que contenga DAO. Se toma en forma de cápsulas inmediatamente antes de comer alimentos que contengan histamina.

Las siguientes páginas están relacionadas con este artículo:

¿Qué es la intolerancia a la histamina?

Síntomas de la intolerancia a la histamina

El diagnóstico de la intolerancia a la histamina