Probióticos y prebióticos

Cada vez más se habla sobre los probióticos y los prebióticos. Ambos términos se oyen o leen a menudo, especialmente en relación con un intestino irritado o después de tomar antibióticos. El uso de probióticos también puede ser útil para las intolerancias alimentarias como la intolerancia a la fructosa.

¿Qué son exactamente los probióticos y en qué se diferencian de los prebióticos?

Probióticos

En pocas palabras, los probióticos son cultivos bacterianos que se encuentran en un intestino sano. Hay muchas cepas diferentes de bacterias, algunas de las cuales son conocidas desde hace tiempo por sus buenas propiedades en nuestra flora intestinal. Un desequilibrio en la flora intestinal a menudo se manifiesta a través de una mayor susceptibilidad a las infecciones. Los virus del resfriado, los patógenos de la diarrea, los hongos, etc., encuentran menos resistencia. La razón: nuestras "buenas" bacterias intestinales son un factor importante de la defensa ante los patógenos.

Prebióticos

Los prebióticos, por otro lado, son componentes alimentarios no digeribles que pueden estimular el crecimiento de los probióticos. Son, por tanto, un alimento para las bacterias. Cuando existe una intolerancia a la fructosa, muchos de los prebióticos comunes no se toleran bien. Entre los prebióticos se encuentran, por ejemplo, los fructanos o la oligofructosa, y están contenidos en la endibia o la escorzonera, entre otros. Pero hay que tener precaución. En el caso de la intolerancia a la fructosa, la mayoría de los prebióticos no se toleran bien.

La experiencia ha demostrado que, cuando existe una intolerancia a la fructosa, los probióticos son la mejor opción para equilibrar la flora intestinal. Ingerimos una gran parte de estas bacterias a través de nuestra comida. Los alimentos fermentados como el chucrut o el yogur son una buena fuente de bacterias.

Sin embargo, en los últimos años, la variedad de bacterias en los alimentos fermentados ha disminuido. Debido a diversos procesos de industrialización, la mayoría de los fabricantes ahora sólo utilizan una selección reducida de cepas. Al final, los productos también se calientan brevemente para garantizar la seguridad alimentaria. Sin embargo, esto también causa que los cultivos probióticos en el yogur mueran. Así que cuando vamos al supermercado, encontraremos sólo unos pocos productos que contengan una amplia gama de bacterias saludables.

Las pocas bacterias buenas que aún están presentes tienen que pasar por nuestro estómago en su camino al intestino grueso, y el ácido del estómago es un obstáculo difícil de superar. Muchas bacterias mueren en el ambiente ácido.

Fructo-Biotic, la bebida probiótica de Frusano

Fructo-Biotic Daily Shot de Frusano es una bebida probiótica con un valor de pH ácido. Para sobrevivir en el líquido ácido, las bacterias de la bebida han formado un manto ácido protector. El ácido del estómago tiene un pH similar y por lo tanto no supone un problema para las bacterias.

Hay cada vez más preparados en los supermercados, farmacias o tiendas de alimentos saludables que contienen cultivos probióticos, ya sea en alimentos especiales, en comprimidos o en polvos. En términos generales, podemos decir que cuantas más bacterias contenga un producto, más de ellas llegarán a los intestinos. Las bacterias ideales son aquellas de las que una gran cantidad sobrevive a los ácidos estomacales. Otro aspecto importante es que los preparados contengan bacterias activas, es decir, vivas. Algunos polvos tienen que ser mezclados previamente y tienen un "tiempo de activación".

Los preparados líquidos como el Fructo-Biotic, en cambio, están listos para su uso en cualquier momento y también pueden ser consumidos fuera de casa.

Cuantos más variedad de cultivos de bacterias buenas haya en el intestino, mejor será la salud de una persona.


Un intestino sano necesita diferentes cultivos bacterianos. Las cepas bacterianas probióticas de hecho tienen varias tareas. Entre los probióticos figuran algunas cepas de bifidobacterias y varias cepas de Lactobacillus. Con los cultivos de bacterias probióticas, se estimula el crecimiento de los microorganismos deseados, se descomponen los microorganismos patógenos y se refuerzan los sistemas de defensa natural del cuerpo. Cuanto mejor cuidado esté el intestino, más puede hacer su trabajo y absorber minerales, nutrientes y vitaminas.

A veces se altera el equilibrio del intestino. Esto puede tener varias causas. Entre las más comunes se encuentran los altos niveles de estrés, el uso de antibióticos, algunas enfermedades o una dieta desequilibrada y poco saludable.

En los trastornos intestinales leves, como la diarrea debida al uso de antibióticos o el síndrome del intestino irritable, las bacterias buenas pueden reducir o prevenir la inflamación. La intolerancia a la fructosa también irrita el intestino.

Por eso hemos desarrollado Fructo-Biotic. Fructo-Biotic Daily Shot es una bebida probiótica orgánica, baja en FODMAP, completamente sin azúcar y sin inulina. Diversos tipos de bacterias lácticas, como el Lactobacillus delbrueckii subsp. bulgaricus (LB2), contribuyen a mantener un intestino sano. Fructo-Biotic puede aumentar la cantidad de bacterias buenas en el intestino, especialmente en personas con intolerancia a la fructosa, pero también en pacientes con síndrome de intestino irritable. Los cultivos de bacterias probióticas que contiene nuestra bebida fermentada, llegan vivos al intestino. Allí juegan un papel importante en la digestión natural y apoyan los sistemas de defensa del cuerpo. Se recomienda una ingesta regular para que las bacterias de Fructo-Biotic se puedan asentar en el intestino. Fructo-Biotic se puede usar como cura durante unas semanas y después como suplemento regular de una dieta baja en fructosa.

Para un asesoramiento individual acerca de la rehabilitación intestinal, le recomendamos que consulte a un/a médico/a y/o dietista-nutricionista. También puede encontrar nutricionistas en el mapa de nutricionistas de nuestra web.