¡Probióticos para la intolerancia a la histamina!

Los probióticos para la intolerancia a la histamina son bacterias formadoras de ácido láctico que se encuentran en su forma natural en el intestino y lo ayudan de forma óptima. Las bacterias probióticas más conocidas son los lactobacilos y las bifidobacterias. Colonizan las membranas mucosas de nuestro sistema digestivo y aseguran que la flora intestinal natural pueda defenderse de gérmenes extraños e indeseados. Gracias a esta capacidad, el intestino se convierte en el propio sistema de defensa del organismo y, por tanto, en el principal componente de nuestro sistema inmunitario. Cuantas más bacterias «buenas» colonicen nuestro sistema digestivo, más fuertes serán nuestras defensas contra los patógenos y las toxinas. En cambio, si se producen cambios o un desequilibrio en la mucosa intestinal, se debilita nuestra barrera intestinal. Entonces, los patógenos, alérgenos y toxinas tienen la posibilidad de entrar en nuestro cuerpo a través del intestino y debilitarlo.

Para lidiar con este problema podemos acudir al Bio Fructo Biotic Daily Shot de Frusano. La primera bebida probiótica biológica de Alemania. Especialmente para las intolerancias, pero también para los pacientes con intestino irritable, Fructo-Biotic puede aumentar la cantidad de bacterias «buenas» en el intestino.


¿Qué hacen los probióticos adecuados para la intolerancia a la histamina?


Los probióticos para la intolerancia a la histamina protegen la sensible mucosa intestinal, repelen a los patógenos y estabilizan el sistema inmunitario.
El intestino y las bacterias intestinales están en simbiosis y colaboran estrechamente para nuestra salud. Esta simbiosis puede alterarse con facilidad. Por una mala alimentación, estrés permanente, falta de sueño o por tomar medicamentos. Esto genera un desequilibrio en el intestino: el número de bacterias «malas» supera al número de bacterias «buenas». Debido a la alteración del equilibrio de la flora intestinal, la mucosa intestinal puede ser atacada e incluso volverse permeable. Como consecuencia de ello, nuestras defensas inmunitarias se debilitan en gran medida.
Sobre todo las personas con intolerancia a la histamina conocen el problema de sufrir numerosas carencias de importantes sustancias vitales. Esto suele deberse a la reducida capacidad de absorción del intestino. A menudo, este problema puede aliviarse tomando probióticos para la intolerancia a la histamina.

Las personas con intolerancia a la histamina generalmente no pueden consumir alimentos fermentados, es decir, probióticos naturales como el yogur, el kéfir y el chucrut, porque durante el proceso de fermentación también se forma histamina. Por eso es tan importante, especialmente en el caso de la intolerancia a la histamina, compensar la falta de estas bacterias probióticas por otros medios. Esto permite equilibrar la flora intestinal, el intestino está sano y todo el cuerpo se beneficia de ello.

Los probióticos no son solo, sino también, de gran importancia para las intolerancias alimentarias. Las bacterias «buenas» pueden ayudar a todos los intestinos. Por ejemplo, una cura de probióticos en primavera y a finales del verano puede aportar muchos efectos positivos. En caso de enfermedad intestinal o de molestias prolongadas, es recomendable realizar primero un análisis de la flora intestinal (prueba de heces). Mediante esta prueba, se examina a fondo el medio de la flora intestinal y se identifican las bacterias que faltan. De este modo, es posible tener en cuenta las necesidades específicas del intestino.


El intestino puede calmarse durante este tiempo y se beneficia de las bacterias «buenas». Estas ayudan en gran medida al intestino para que pueda volver a realizar eficazmente todas sus importantes funciones.
Los probióticos, en especial los lactobacilos y las bifidobacterias, tienen propiedades que pueden ser útiles en caso de intolerancia a la histamina. Pueden reducir la permeabilidad patológica de la mucosa intestinal, reconstruir la flora intestinal y reforzar así las defensas inmunitarias del organismo. Los probióticos influyen además en el efecto de señal de la histamina y pueden así contrarrestar una reacción excesiva no deseada del sistema inmunitario (en el caso de la intolerancia a la histamina, la liberación de esta).


¡Probióticos adecuados para la intolerancia a la histamina!

¿Cuáles son los probióticos adecuados para la intolerancia a la histamina?
Los probióticos no solo son eficaces para las alergias, para fortalecer el sistema inmunitario o en caso de daños causados por antibióticos. Los probióticos también podrían ser un complemento útil para la intolerancia a la histamina.
Fructo-Biotic ha sido desarrollado para este fin. El Fructo-Biotic Daily Shot es la primera bebida probiótica ecológica de Alemania. Es un producto bajo en FODMAP, sin azúcar y sin inulina. Distintos lactobacilos favorecen una flora intestinal sana y aumentan la cantidad de bacterias buenas. Los cultivos bacterianos probióticos de la bebida fermentada Fructo-Biotic llegan vivos al intestino. Para que las bacterias del Fructo-Biotic puedan colonizar el intestino, se recomienda el consumo regular. Se recomienda comenzar la ingesta con una cura de varias semanas de duración. Después, es aconsejable suplementar regularmente la dieta con Fructo-Biotic.